Radiografía del calzado deportivo: partes de una zapatilla de running y sus funciones

Radiografía del calzado deportivo: partes de una zapatilla de running y sus funciones

 0

En un primer momento, puede parecerte que saber las partes de una zapatilla de running y sus funciones no es tan importante, puede que pienses que no te hace falta tanta información para comprar una simple zapatilla. Pero ¡no es una simple zapatilla! Tus zapatillas deportivas, además de ser un accesorio chic para tus outfits casuales, es tu compañera inseparable durante tus sesiones de deporte, te proporciona estabilidad y seguridad.

Por ello, para escoger un calzado deportivo adecuado para ti debes conocer sus partes, aprender a valorar cada una de ellas, sus funciones y las diferencias entre un modelo u otro. Además deberás tener en cuenta el tipo de calzado deportivo que necesitas según el deporte que practicas (link al post: Tipos de calzado deportivo y sus funciones) , tu físico y sus necesidades.

Las partes de una zapatilla

Las zapatillas deportivas de running por lo general pueden dividirse en tres grandes partes: el upper, la media suela y la suela. Cada una de estas partes está a su vez divididas por otras partes que describiremos a continuación.

Cabe resaltar que la nomenclatura utilizada para nombrar a dichas partes puede variar de una marca a otra, ya sea porque la nombran en inglés o porque la propia marca le ha dado otro nombre diferente del usual.

El upper

Esta parte es la parte más exterior de la zapatilla deportiva y cubre el pie por arriba y a cada lado a partir desde la parte más alta de la suela. La función principal del upper es ajustarse al pie para que durante el ejercicio el pie no baile en el interior de la zapatilla.

El upper está formado por las siguientes partes y elementos:

  • Mesh o malla: es la tela que recubre el pie, dependiendo del tejido será permeable, con ventilación y transpirable.

  • Cordones: son el medio para ajustar la zapatilla, lo más recomendable es que no sean ni muy gruesos ni muy finos.

  • Lengüeta: se sitúa en el empeine cubriéndolo para no notar la presión al atarnos las zapatillas, suele ser suave para no crear molestias.

  • Collar: rodea el tobillo, suele ser blando para no lastimar la piel.

  • Puntera: es la parte más delantera y sirve como refuerzo para los dedos.

  • Refuerzos: como su nombre indica sirve para reforzar el agarre de la zapatilla al pie. Dependiendo del modelo de calzado puede no estar presente.

  • Contrafuerte: situado en el talón sirve para protegerlo, sujetarlo y darnos estabilidad, puede estar fabricado de un material más duro.

Es importante que la zapatilla de running no quede demasiado ajustada ya que podría ocasionar rozaduras y ampollas en los pies del corredor. Además, es importante que esté fabricado con materiales de calidad, resistentes y duraderos para alargar la vida útil de la zapatilla al máximo.

La media suela

La media suela es la parte situada entre el upper y la suela, junto con el sistema de amortiguación de la zapatilla es la parte encargada de absorber los impactos. La absorción del impacto es fundamental para que este no se desplace hasta otras zonas del cuerpo como las rodillas. Esta zona cumple dos funciones muy importantes: impide al pie notar la dureza de la superficie por la que andamos o corremos y proporciona estabilidad.

Más o menos entre la media suela y la suela se sitúa el drop, el drop de una zapatilla deportiva es la diferencia de altura que hay entre el talón y la puntera (la parte que cubre los dedos). La función del drop influenciará en la forma de correr del corredor, por ejemplo, un drop bajo hará que pisemos con la parte media o delantera del pie. Por el contrario, un drop alto hará que pisemos con la parte más trasera, el talón. Este elemento se mide en milímetros y lo más normal son los de 12mm.

La suela

La parte más inferior de la zapatilla deportiva y la que entra en contacto directo con las superficies es la suela. Esta zona, tanto de calzado común como del deportivo, es la que se lleva el impacto y la abrasión del terreno por el que corremos o andamos. El tipo de suela y su forma define el pie, los surcos presentes en los diseños de suelas están pensados para dar forma y acompañar al pie en la pisada.

Como es lógico, sus características principales son la dureza, resistencia y durabilidad. Con el paso del tiempo y con el uso continuado pueden llegar a desgastarse y ocasionar lesiones severas en los pies. Por esta razón, es importante observar el material y cambiar el calzado cuando se vea en mal estado.

El grosor de la suela dependerá de la superficie por la que se quiera andar o correr. Por ejemplo, para ir por montañas o caminos escabrosos es recomendable usar zapatillas con suelas gruesas y bastante amortiguación como las de trail running. En el caso de que quieras correr por cemento o hierba, puedes elegir una zapatilla con una suela más fina (eso sí, sin pasarte de finas).

Como ya has visto, una zapatilla deportiva tiene diferentes partes y cada una de ellas cumple funciones importantes como la protección de tus pies y su estabilidad. Por ello, escoger una zapatilla deportiva es una cuestión más allá de la estética o la marca que más te guste.  Y ahora que ya conoces las partes de una zapatilla deportiva, puedes elegir la tuya sin miedo a equivocarte.

 0

Su comentario ha sido enviado con éxito. Gracias por comentario!
Deja un comentario
Captcha

¡Lo más vendido!

Información