Puede que, mientras estás en la tarea de preparar tu armario para el cambio de estación, te hayas encontrado con esas zapatillas deportivas que te compraste la temporada pasada. Además de gustarte eran perfectas para practicar deporte pero ¡sorpresa! Están desgastadas o deformadas y parece que son irrecuperables. Para evitar este tipo de situaciones, te damos 7 consejos básicos para el cuidado y mantenimiento de tus zapatillas deportivas.


 

 

1. Evita la lavadora

La lavadora es práctica en muchos sentidos pero cuando se trata del calzado, es mucho mejor evitarla. El lavado por parte de la máquina puede llegar a dañar el tejido y comprometer la integridad del material por el que está compuesto la zapatilla de deporte. Por ello, la mejor opción para lavar tus zapatillas deportivas es con un trapo húmedo o una esponja. En el caso de que la suciedad esté muy incrustada en el calzado, siempre puedes utilizar un cepillo específico para zapatos o un cepillo de dientes que ya no utilices.

2. Presta atención al secado

Lo más normal es que cuando corres, caminas o realizas actividad física durante mucho tiempo tus pies transpiren y acaben humedeciendo el interior de la zapatilla. La humedad en el interior del calzado es el ambiente ideal para bacterias y otros microorganismos que pueden provocar una infección en tus pies o mal olor.

 

Por ello, es importante que una vez que hayas acabado de hacer deporte (o las hayas lavado) las dejes airearse al aire libre. Lo más recomendable es dejarlas en el exterior durante varias horas para que se ventilen y se sequen correctamente. Si necesitas acelerar el proceso de secado, puedes poner papel de periódico o absorbente para retirar el exceso de humedad.

 

3. Retira plantillas y cordones

En ocasiones al lavar las zapatillas de deporte nos olvidamos de retirar las plantillas y los cordones, dos elementos que suelen acumular una gran cantidad de suciedad. Para evitarlo es fundamental lavarlos por separado y no introducirlos en las zapatillas hasta que estén completamente secos. La humedad en los cordones podría debilitar el material de estos y hacerlos más susceptibles a romperse y, la de la plantilla, provoca malos olores y la proliferación de bacterias. Para ahorrar tiempo, recuerda que puedes ponerlos a la lavadora con tu carga de ropa habitual.

 

4. Guardalas en un lugar adecuado

Encontrar un lugar para guardar las deportivas suele ser un problema y al final, por falta de espacio, muchas personas acaban guardandolas en una caja cerrada al fondo del armaria o una encima de la otra. Guardar las zapatillas en cualquier posición puede deformar su forma y comprometer su función de agarre del pie durante la práctica deportiva. Por ello, es importante que las coloques en una posición adecuada en las que nos se aplasten entre ellas. Además es recomendable guardarlas en un espacio fresco, seco y libre de humedad.

5. Hazte con un kit de limpieza

Puedes adquirir o fabricar tu mismo/a un kit de limpieza con las herramientas adecuadas para la limpieza y el mantenimiento de tus zapatillas deportivas. En él puedes poner: cepillos con cerdas suaves y naturales, gamuzas, betún, cera o crema hidratante. Por supuesto, este kit lo puedes utilizar para cualquier tipo de calzado.

6. Evita productos agresivos

Los productos de limpieza pueden contener en su composición productos agresivos con los materiales y telas de tu zapatilla deportiva. Por ello, adquiere sólo aquellos destinados al cuidado del calzado y evita utilizar productos como la lejía para su limpieza.

7. Escoge el producto adecuado para cada material

Tanto las zapatillas deportivas como el calzado normal puede estar fabricado con materiales que requieren un cuidado específico. Procura utilizar productos aptos para cada uno de ellos. Por ejemplo, puedes utilizar sprays específicos para materiales sintéticos y cera o betún para el cuero.

 

Y tú ¿Cuidas correctamente tus zapatillas? ¿Conocías algunos de estos consejos? Recuerda que mantener tus zapatillas deportivas limpias y bien cuidadas, además de alargar su vida útil, disminuirá el riesgo de lesión durante la práctica del ejercicio físico. 

Comentarios (0)
No hay comentarios ahora mismo
Haz tu comentario